Algunos Cuidados

Los cuidados necesarios dependerán del daño causado por la lesión. Voy a poner como ejemplo mi caso; un perro parapléjico sin sensibilidad en la parte trasera y sin control de su esfinter. 

 

     Higiene: En el caso de que el animal no controle los esfínteres, será necesario colocar sobre su cama un salvacamas que minimice la aparición de afecciones en la piel debido a la humedad o falta de higiene


Si el perro tiene control sobre los esfínteres, deberá llevar siempre puesto un pañal. Si no, se le vaciará la vejiga como se explica en el siguiente punto y sólo será necesario el pañal para dormir o si no es posible vaciarle la vejiga dentro de las de cinco horas siguientes desde la última vez.


Unas cuatro veces al día, dependiendo de la alimentación y la cantidad de líquidos ingeridos, se deberá vaciar la vejiga urinaria presionando suavemente sobre la misma y colocando un recipiente donde se verterá la orina. En el caso de que la orina no salga hay que llevar al animal al veterinario lo más pronto posible. Otra posibilidad es sondarlo, pero debido a las infecciones o lesiones que se le puede causar es mejor evitarlo mientras no sea imprescindible.


 Para la limpieza diaria del animal, puedes utilizar  toallitas húmedas para bebés.La frecuencia de baño debe ser aproximadamente de una vez a la semana. Es aconsejable consultar este aspecto con tu veterinario para saber si se necesita algún champú especial.


Es especialmente importante evitar que el animal sufra picores, pues no se podría rascar y por lo tanto se generaría estrés tanto para el animal como para el propietario. Estaría pidiendo a todas horas que lo rascásemos nosotros. Por lo que un buen collar u otro sistema antipulgas es más que recomendable. Por este mismo motivo, el picor, no es recomendable pelar al perro demasiado corto. En algunos casos no se podrá pelar con máquina.


Debido a que no sufren desgaste, las uñas de las patas traseras deberán ser cortadas con más frecuencia de la habitual.

 

EJERCICIOS

Además de los paseos diarios, se deberá ejercitar las patas para minimizar la atrofia muscular. La manera de hacerlo es la siguiente:Se cogen las dos patas y se realizan movimientos de estiramiento y flexión varias veces, cuantas más mejor. Un buen momento es justo después de vaciarle la vejiga.Los primeros días y mientras se adapta al carrito hay que darles paseos cortos, teniendo en cuenta la edad del animal y su forma física, por terrenos amplios y despejados. A medida que se adapte, podrás pasearlo casi por cualquier terreno. Eso sí, nunca suelto. El perro no es consciente de su situación y no dudará en bajar o subir escalones demasiado altos, por lo que lo más probable es que se caiga.